Páginas vistas en total

jueves, 19 de abril de 2012

Lo que se va viendo...

Todos sabíamos que el 20-N, con los resultados que tuvo, iba a implicar un antes y un después en el estado del bienestar. Los que no lo sabían y creyeron a los ganadores pensando que "nos iban a sacar de ésta" ya están empezando a ver de qué manera pensaban hacerlo. Había un plan oculto, un as debajo de la manga. No dijeron absolutamente nada en la campaña electoral porque sabían que si lo hacían perderían muchísimos votantes, y además si no decían nada podían hacer luego lo que les diera la gana sin estar expuestos a reproches tipo "no cumple lo que prometió". Ellos lo que querían era llegar ahí, y si para eso había que callarse la boca y no enseñar sus cartas, pues se hacía y ya está. El problema es que hubo mucha gente que, una de dos, o les creyó a pie juntillas o simplemente pensaron que cualquier cosa era mejor que lo que había ("Zetaparo", "Zoteparo" y otros muchos apodos que se le pusieron al expresidente del gobierno en medios de comunicación como Intereconomía, por ejemplo) y decidieron tirarse a la piscina... cuando no había agua. Ni la habrá. No van a vivir mejor, ni muchísimo menos. La sanidad pública va a dejar de ser un derecho universal que nos costó muchísimo tiempo y esfuerzo conseguir, para pasar a ser un privilegio, la educación pública cada vez va a estar en peores condiciones (Más alumnos por clase, más horas lectivas - sí, digo "horas", no "períodos" porque resulta que no es lo mismo-, menos profesores, apoyos, desdobles, bibliotecas -¿eso qué es?-...) para que los padres tomen la decisión que ellos quieren que tomen "Pues yo voy a llevar a mi hijo a la concertada, que allí no hay esos problemas". Lo que esos padres no saben es que en la pública sus hijos van a tener (o deberían, por lo menos, y lo han tenido hasta hace bien poco) unos medios dentro de lo que se dio en llamar "Atención a la diversidad": Compensatoria, grupos específicos de compensatoria, Diversificación Curricular, Adaptaciones significativas y no significativas... En la concertada y en la privada se mete a todo el mundo en el mismo saco y directamente el que no es como los demás allí no lo quieren, lo derivan a la pública, tanto si es problemático a nivel de comportamiento como si lo es a nivel cognitivo. Para eso va a quedar la pública. De pena, pero es así. La Comunidad Autónoma de Madrid con su presidenta a la cabeza aboga por un "vaciado" de las Comunidades Autónomas y que sea el Estado el que lleve las Competencias de Educación y Sanidad. ¿Esto qué es? Lo más parecido a "España, Una, Grande y Libre". Eso es lo que es. Y se pierden muchísimas cosas a partir de ahora, y lo que nos queda. ¿Merecía la pena castigar de esta manera al gobierno anterior? Yo creo que no. Nos leemos pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario