Páginas vistas en total

jueves, 22 de diciembre de 2011

Este es nuestro ministro de Educación. Leed y flipad.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN
La mala educación
09.10.11 – 04:11 – JOSÉ IGNACIO WERT |
El conflicto planteado por los docentes de la educación pública en Madrid, Castilla-La Mancha y Galicia se basa en una reordenación de sus horarios, ampliándose las horas de clase y reduciéndose correlativamente las de otras actividades vinculadas (preparación, tutorías, atención a padres). El incremento de la carga lectiva se encuentra dentro de los parámetros legales a nivel nacional y supone un considerable ahorro para las arcas públicas. La medida, por tanto, supone un intento de racionalización del gasto, puesto que los recursos disponibles para la educación no son suficientes para mantener la holgura anterior y el sistema arrastra un considerable déficit.
Se puede entender que los docentes estén contrariados por la nueva situación, que piensen que la carga lectiva es excesiva, por más que sea legal, y que la menor dedicación a esas tareas complementarias redunda en una menor atención al alumno y merma la calidad. Probablemente, se puede sostener en contrario que, se ha optado por la medida relativamente menos lesiva tanto para los docentes como para los alumnos. Una discrepancia civilizada y una discusión sosegada serían las reacciones naturales ante la situación. En cambio, especialmente en Madrid, los sindicatos han tirado por la calle de en medio y han sacado el arsenal nuclear a las primeras de cambio.
Según el ‘Panorama de la Educación 2010′ de la OCDE, el gasto educativo por alumno en relación con el PIB es en España muy superior a las medias de la Unión Europea y de la OCDE. Es verdad que el gasto educativo total en relación al PIB (4,2% en España) es inferior a la media de la OCDE, pero también es muy inferior (por razones demográficas) la proporción de alumnos en el sistema: en España, según ese informe, el número de alumnos en Primaria y Secundaria ha descendido un 25% entre 1995 y 2007. Así, el aumento de gasto por alumno en estos años ha sido en España del 40%, superior a la media de la OCDE (37%). Por otra parte, España figura entre los países en los que la proporción del gasto educativo destinada a pagar a los docentes es más alta (73,2% frente a una media del 63,8%).
En ese contexto, los rendimientos del sistema son no ya mediocres, sino muy malos. En términos de abandono escolar temprano y posición relativa en cuanto a conocimientos en matemáticas y lengua, España se encuentra entre los más rezagados de la OCDE.
El problema mayor de la educación en España no parece ser tanto de recursos como de resultados. Los malos resultados no son principalmente culpa de los profesores, sino de un sistema muy disfuncional. Pero aun así choca que por dos horas más de clase a la semana hayan dejado a los alumnos (de momento) sin 25 horas de clase. Que cada uno saque sus conclusiones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario