Páginas vistas en total

lunes, 20 de febrero de 2012

Esto se pone pero que muy feo.

Cuando el PP ganó las elecciones esperábamos tiempos duros a nivel de libertades y de derechos, como a ellos les gusta. Pero está siendo ¡AÚN PEOR! de lo que temían los más pesimistas. Pensábamos que cuando llegaran las elecciones andaluzas serían ya los dueños de toda España y que ahí nos enteraríamos de lo que vale un peine, pero han preferido no esperar. Han empezado por Valencia, donde, precisamente, empezó hace ahora 30 años (bueno, 31) un conato de revuelta militar que estuvo a punto de acabar con una democracia que estaba en aquel entonces recién nacida y que nos había costado mucha lucha y mucha sangre conseguir a nosotros o a las generaciones anteriores a nosotros. ¿Qué se han creído que somos? ¿Creen que nos vamos a quedar de brazos cruzados mientras la policía carga contra estudiantes que tienen que ir al instituto y a la universidad con mantas porque no tienen calefacción, por ejemplo? Yo creo que ya está bien, y esto no ha hecho más que empezar. Por una parte creo que no tenemos más que lo que nos hemos buscado por no defender lo nuestro y porque mucha gente pasó de ir a votar el 20 de noviembre "¿Para qué, si sabemos que van a ganar ellos y aunque vayamos no vamos a conseguir nada?" Pues para eso, para que no hubieran conseguido la mayoría absoluta, que así van a hacer de su capa un sayo, como si esto fuera una dictadura, durante ocho años y quién sabe si más, Dios no lo quiera. ¿Por qué creéis que en las Fuerzas de Seguridad del Estado es en lo único que van a seguir saliendo ofertas públicas de empleo, o sea, oposiciones? Porque es lo que les hace falta, gente que agreda, gente que cargue contra las personas de bien, contra los que no queremos ser borregos de "Sí, bwana". Pero para tener un mínimo de autoridad moral habría que haber ido a votar, y muchos tenemos que hacer examen de conciencia porque o no fueron o fuimos sin ningún tipo de esperanza (con minúscula) de que nada fuese a poder cambiar. Lo achacan todo a la crisis, lo que están haciendo, los recortes, etc, pero en fuerzas de seguridad del estado no van a recortar, no. Al contrario. Lo que nos espera es lo más parecido a una dictadura. Es muy triste. Yo no quiero vivir en un país donde cuando reclamas lo tuyo la policía primero carga contra ti y después pregunta. Lo de menos es la economía, lo que importa ahora mismo realmente es que estamos amenazados con perder nuestros derechos como el derecho a la huelga (quieren limitarlo con una ley, cuando el derecho a la huelga estaba regulado por la Constitución, por una Constitución con la que esta gente tiene pensado, por lo visto, limpiarse el..., ya me entendéis) y el derecho a asociarnos (ayer lo decía Rajoy: "Hay que dar la batalla a los sindicatos y convencer a los ciudadanos de que la razón la tenemos nosotros y no ellos". Lástima de país que se deben estar riendo de nosotros hasta en la China. Madre mía, la que nos espera. Y a todo esto... nosotros seguimos yendo a trabajar todos los días y madrugando para que luego digan que somos unos vagos y que no somos solidarios en esta crisis, que no queremos hacer esfuerzos... precioso, vamos. Una maravilla. En fin...

No hay comentarios:

Publicar un comentario