Páginas vistas en total

lunes, 16 de enero de 2012

Y aquí una que también habla del gremio. Gracias, Pedro Guerra.

La maestra dio las letras a los pobres,
que aprendieron a sumar su soledad,
a saber que en la intención de ser mejores
la ignorancia es enemiga de la claridad.


La maestra dio la voz a los ausentes,
las abejas marginadas del panal,
los que nunca cuentan nada y siempre pierden,
los que viven sin poder desentrañar.


¿Quién negó la luz al corazón de la maestra?
¿Qué violencia pudo detener esa ilusión?
¿Quién segó la flores que regaba la maestra?
¿Quién a sangre y fuego deja muda la canción?

La maestra dio su amor a la pobreza
enseñando a ver el mundo y a pensar,
el futuro fue llenándose de ciencia
y la vida fue algo más que mendigar. 

¿Quién negó la luz al corazón de la maestra?
¿Qué violencia pudo detener esa ilusión?
¿Quién segó la flores que regaba la maestra?
¿Quién a sangre y fuego deja muda la canción?


No hay comentarios:

Publicar un comentario